No es precisamente una profesión pausada, se parece más al ritmo de la música de Carlos Jean.

Es trabajar con cronómetro cumpliendo minutajes, es ser preciso, estar en el aquí y el ahora.

Si fallas, el desastre será total, pero si aciertas podrás, desde la sombra y con la piel de gallina, observar como sí se puede cuando trabajas duro y te rodeas de profesionales.

El resultado está en las caras de esa gente que está ahí esperando ver, escuchar, sorprenderse, sentir… De tus aptitudes dependen sus sensaciones.

Se llama organización de eventos y desarrollo de la producción, o como decimos por aquí: la adrenalina que le da vida a Wom.

<iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/oV8-vR7ilMU» frameborder=»0″ allowfullscreen></iframe>