Habíamos ganado el concurso de MotorLand Aragón que nos convertía en la agencia responsable de idear la campaña de comunicación del Gran Premio Movistar de Aragón de MotoGP 2017.

La idea ya había sido concebida. Eso que llevábamos de adelanto. Pero el tiempo juagaba en nuestra contra, como casi siempre. Debíamos comprimir al máximo los días de rodaje, adelantarlos todo lo posible para poder mimar la postproducción, pero, a la vez, dejar respirar por delante porque la previa requería de tiempo para el casting de actores, selección de localizaciones, decorado, vestuario, permisos… ¡Y estábamos en agosto! Ese mes en el que todo va más despacio.

Pensamos en 4 historias protagonizadas por 4 personajes de mundos diferentes. Las motos no entienden de sexo ni edad. La pasión por ellas genera una obsesión sana que consigue que no te las puedas quitar de la cabeza. De ahí surge nuestro eslogan de campaña: “Sabemos que no te lo puedes quitar de la cabeza”.

En este caso, encontramos un elemento tangible y diferencial, porque no estábamos hablando de motos, sino de las motos del circuito de MotorLand Aragón, uno de los más modernos de los que componen el Mundial y uno de los favoritos de las figuras más conocidas del motor como Dani Pedrosa o Jorge Lorenzo.

Este elemento, el trazado de Alcañiz, sería lo que nuestros personajes no se podrían quitar de la cabeza, lo que verían reflejado en todas partes, lo que nos permitiría cumplir el objetivo de la campaña: contar el importante sentimiento de los fans de las motos hacia el Gran Premio, lo que sientes si lo vives.

Al final, nosotros también acabamos viendo el circuito por todas partes…