Hay muchos tipos de amor. Dependiendo de con quién te ames, de cuánto, del motivo… tu amor será de un tipo o de otro.

El pasado febrero, Puerto Venecia celebraba San Valentín y nosotros optamos por un amor de todos los colores, literalmente, uno sin etiquetas, divertido y familiar. Un amor a la mexicana.

El altar donde esperaba nuestro maestro de ceremonias, un mexicano con más bigote que sombrero, era el epicentro de toda la fiesta. Las parejas desfilaban por allí para casarse bajo el rito mexicano. Coronas de flores, grandes sombreros, vestidos de colores… un #marrymeagain (o #porprimeravez, en función del momento amoroso de cada uno) inmortalizado con una foto y demostrado con un certificado, que no compromete como sí lo hace sellar el amor con un beso.

Entorno a las bodas, los mariachis más jaraneros, cantando, tocando y bailando, degustación de nachos, workshops con temática mexicana, cócteles… Sin duda, el San Valentín más chido!!